Archive for the ‘venirnos’ Category

Fuegos Artificiales vs. Felación

marzo 13, 2009

Después de año nuevo, los fuegos artificiales deprecian grandemente. Bajan de valor porque la gente entiende que, después de año nuevo, no tienen uso para ellos. Los podrían comprar bien baratos desde enero pero, ¿Quién garantizará que van a funcionar en doce meses? Uno suele comprarlos el mismo diciembre o quizá en noviembre si estás en un viaje de “hacer las cosas con tiempo”. A lo que quiero llegar es, que de enero dos en adelante, los fuegos artificiales son inútiles y no nos sirven para nada. A menos que seas un piromaniaco bien pendejo que está prendiendo petardos todo el año. Si eres este tipo de persona; despierta, eres un morón.

Situaciones similares a la antes expuesta se dan en diferentes caminos de la vida. Particularmente en el sexo. Me explico. Suponte que eres una mujer y estás chupeteándome las bolas. Lo más seguro eres fea con cojones pero ese no es el punto hoy. Mientras estás lactándome las bolas me estás diciendo comentarios como: “tienes esa pinga bien fucking grande y quiero que me la introduzcas por la crica” y mientras, haces señas con la mano apuntando a tu vagina, dices “por ahí pa’ dentro mmmm ahhhh”. Eso está todo súper cabrón y uno se pompea. Sabemos que lo de “la pinga grande” es feca, pero de todos modos, uno se emociona bien cabrón y hasta nos sentimos como los “héroes en una película que trata de héroes y gente necesitada”. Todo esto gracias a ti.

Tu continúas: “estoy tan contenta y alegre de tener éste tu bicho en mi boca argbfghh”, ese final fue porque te introduciste mi miembro brúscamente en la boca y querías seguir conversando. Uno sintiéndose super bien y creyéndose todo lo que sale de tu boca. Dígase un bicho bien babiau’ y palabras llenas de valor, saliendo de tu boca. Todo gracias a ti. La que está allá, en cuclillas, lactando bicho a todo lo que da. Haciéndonos sentir como los héroes cuando realmente no aportamos nada a la sociedad. La “mamabicho” hace que todas esas realidades se desvanezcan. Y mientras están ahí, las amamos, las respetamos y daríamos lo que fuera por ellas; hasta que esa pinga pega a botar leche. Una vez explotamos, todo cambia.

Chicas, si mientras estaban mamando bicho, o mientras tenían a un hombre dentro de ustedes; estaban hablando sucia y bellacamente. Deténganse una vez esa pinga bote semen. Una vez nos venimos, una tipa hablando de que si “pinga grande” y “te amo ahhh uhhhh mmmhh” lo que está logrando es a sonar como una pendeja, como una boba y como una estúpida. Ya dejaste de importarnos y lo que queremos es paz y tranquilidad. Es más, si me estás sobando, quítate porque sentir tu mano me está irritando. No me digas que “me quieres”, pero si realmente sientes urgencia por decírmelo, no me preguntes si me siento de igual manera hacia ti. No me obligues a ser “el malo de la película”. Hace un minuto me estaba sintiendo como el “héroe en una película de héroes y gente necesitada” y tu vas a tirar todo eso pa’ la puñeta. Es más, una vez esa pinga bota leche, lo que queremos es que tu cuerpo se convierta en un televisor o en un flan de queso. ¡Desaparécete si puedes!

Al igual que los fuegos artificiales, de un momento a otro; la lacta-bicho deprecia considerablemente. Después de año nuevo, los petardos no importan un bicho. Y después de venirnos, la mujer tampoco importa un bicho; a menos que se ponga a cocinar y a limpiar la casa. De no ser así, badtrip masivo.
Ya sabemos de donde viene la frase “esa tipa es un petardo”.
Anuncios