Archive for the ‘triunfar’ Category

¡Nací para Triunfar!

junio 19, 2009

Le escribí una notita en la escuela diciéndole que la amaba. Ella me miró con carita y le dijo un secreto a la puta que tenía al lado. La puta esa se llamaba Stephanie y cada vez que yo tocaba algo de ella, la cabrona sacaba el jodio spray invisible ese y se lo tiraba. Como para desinfectarlo. Yo, naturalmente, me acomplejé. Sentía que era feo y sucio.

Salí de la escuela tirando patadas voladoras por ahí. “¡Quiá quiá quiá!” Para esa época estaban bien pegás las películas Three Ninjas y eso es lo que todos los niños acomplejados hacían. Tirar puños y patadas voladoras por ahí. Pero a villanos imaginarios. Estaba ganando.Y, como todos sabemos, ganar en algo le sube la autoestima a cualquiera. En eso llega la mamá de Stephanie en un carro bien brutal. No tenía capota y eso era la última pendejá. Comienza Stephanie a dirigirse al carro pero yo corro al lado de ella y llego al carro de su mamá antes que ella. Y aquí fué que hice lo que los ganadores hacen. Sin pensar ni planear decidí actuar. Mientras respiraba profundamente, dado al cansancio de la carrera, le dije a la doña: “mire zeñora, su hija me está chabando en la escuela, y siento decirle que si esto no para de mañana en adelante, tendré que matar a su hija” y cuando dije eso me viré y le tiré una patada voladora al retrovisor. Y no llegué tan alto. Ni lo toqué. Estuve a punto de darme por vencido, pero me tranquilizé de momento y escupí dentro del carro. Y la baba calló en el hombro de Stephanie. “Pásate el esprei ahora pendeja”. Olvídate estuvo cabrón de nítido. Y lo más gufiau’ es que ellas no dijeron ni jí. Fui una autoridad por primera vez en mi vida.

Pues mano me recordé de esto el otro día que estaba velando un estacionamiento entró Stephanie y me vió y estoy casi seguro que me reconoció porque la escuché riéndose mientras me señalaba y le secretiaba a la mai. Cuando se bajaron caminé hacia su carro y pensé en patiarle el retrovisor. “De seguro esta vez sí llego, y lo tumbo pal’ carajo” pensé. No me atreví. Badtrip…

¡Los Amigos al Rescate!

marzo 31, 2009

Cuando estamos jodíos, sin trabajo y sin dinero; ¡nuestros panas vienen al rescate! Nos vamos en el viaje de que estamos solos en está pendejá. Y por pensar así, es que nos alegramos tanto cuando alguien nos recuerda que lo contrario es la realidad. Hay muchas otras personas más chingados que nosotros. Y a veces, esas personas son más cercanas (a nosotros) de lo que nos podríamos imaginar. Frecuentemente son amistades nuestras las que describen lo miserables e infelices que son. Eso me alegra con cojones porque me siento como si estuviese triunfando en algo, o por lo menos me creo que estoy triunfando sobre esa otra persona. Es como cuando éramos chiquitos que decíamos a nuestras mais: “bueno mami, yo saqué F, pero el salón entero se colgó, es más, alguien supuestamente sacó 20 de 100 pero el mister no dijo quién”. “Acho mami cómprame chitos puñeta”.
¡Mis panas son los mejores! Qué algarabía sentí cuando Chepo me contó que le llegó el bill del celular y que no lo puede pagar. O cuando Rosaura me dijo que el banco estaba apunto de quitarle la casa y no sabía que hacer con sus tres hijos. Pero lo más que me pompió fue cuando Ismael me llamó llorando que estaba desesperado porque no consigue trabajo. El está en un viaje de que eso se debe a que su certificado de buena conducta está manchado, pero yo sé que nadie le da trabajo por ese tatuaje de lágrima que tiene en la cara. Un amigo te provee paz mental tanto como satisfacción. Gracias a todos mis amigos.