Archive for the ‘queso de nacho’ Category

Chequeate lo que me pasó ayer

marzo 18, 2009

Estaba con moquera, soplándome la nariz y viendo America’s Next Top Model. De repente, alguien trató de abrir la puerta. Estaba forcejeándola bien cabrón y opté por arriesgar mi seguridad y abrir la jodia puerta. Entró a mi casa un tipito disfrazado de ángel, pero con una camisa de tweety. Viene el tipito y, con ojos como de reto, o de prueba; me dice que lance al zafacón la bolita de kleenex que tenía en la mano. Me encontraba como a 13 pies del zafacón. La bolita se sentía bien en mi mano. Al parecer, los fluidos mucales le habían brindado el peso adecuado para que esta navegase los aires sin irse volando pal’ carajo.

Sin protestar decidí tirar la bolita. Me acomodé como todo un baloncelista y la lancé. Poniendo la mueca monga y todo. Como patito. La fucking cosa cabrona fué que ¡encesté la hijaeputa! Yo todavía no le había dicho nada al tipito pero ya me estaba sospechando que me quería reclutar para algo bien importante.

Fue bien raro porque el tipito disfrazado de ángel hizo como una mágia y produjo otra bolita de kleenex y me la puso en la mano como indicando que volviera a intentar el tiro. Ya yo me estaba sintiendo como en una película. Volví y tiré la bolita y nuevamente. La encesté. Mis instintos querían hacerme brincar y gritar de la alegría, pero me aguanté. Si este tipito disfrazado de ángel realmente me reclutaría para algo importante no quería disgustarlo con una celebración bien pendeja.

Todavía el tipito no decía nada y ya yo le estaba cogiendo el swing a la pendejá esta de comunicarnos con miradas y gestos. Después de un breve momento el tipo produjo una galletita y me la puso delicadamente en mi mano. Pensé que quizá el quería que la arroje al zafacón pero se veía bien rica y opté por quedarme con ella para comérmela después. Luego, el tipito se volteó como para irse, pero antes de caminar hacia la puerta, se bajó los pantalones. Yo estaba observando por pura curiosidad pero al mismo tiempo estaba como que “este tipito disfrazado de ángel está bien algarete”. Pues el tipito, ya con los pantalones de ángel en los tobillos, se eñangotó. Yo, todavía aturdido, no sabía que hacer con la galletita. Hasta que pasó una cosa cabrona.

El tipito comenzó a botar queso de nacho por el culo! Lo más cabrón es que el no empujaba ni nada, no mostraba ningún esfuerzo para defecar el queso de nacho. Era un fluido constante de queso de nacho. Y por fin entendí el motivo de su visita. Tomé la galletita y la dipié en el anito del ángel. Ayer fue magnífico porque realizé que los sueños se hacen realidad. Terminamos conversando y me quedé dormido.

Hoy cuando me levanté, el no estaba por todo aquello y pensé que quizá me lo había imaginado. O quizá había sido todo un sueño. Pero todas mis dudas desaparecieron cuando me miré en el espejo y tenía “huelebicho” escrito en la frente. En verdá que el tipito se guilló.

http://arrozconpinga.blogspot.com/2009/01/mano-tengo-otra-idea.html

Anuncios