Archive for the ‘nerdote’ Category

PROMO [¡El 3er Episodio Pronto! ESOEZ]

mayo 22, 2009


Bueno aquí está. Estuvimos reunidos un rato y se decidió tirar esta promo alante para que conozcan a un bandido nuevo el cual conocerán mejor en los próximos episodios. El bandido desconocido es frances. ¿Qué me dice el francés cuando estamos cara a cara?

Anuncios

Aventuras Carrísticas de Nerdote

mayo 20, 2009

Mano pues se me quedó el carro. Tenía que hacer una diligencia en Dorado y el carro me dejó justo antes del peaje de DOrado. Vengo de Santurce asi que el peaje de Bayamón no lo pago. Llamé a Chuito para que me averiguase el número de algún gruero. Me dió el número de un mecánico que resultó no tenía grúa pero le dije donde estaba y me dio el número de un gruero de Vega Baja. No tenía más opciones asi que lo llamé y pal’ carajo con to’. Después de como una hora de haber hablado con él, finalmente llegó. Me dijo que se llamaba Yunito.

Yunito tenía una grúa marca Ford. Siendo generoso te diría que la grúa era del 1975. Pero modernizada con posters del BomBom de la semana en la cabina. Para sentirme útil, le ofrecí mi asistencia a Yunito con la conectaera de cables y sogas a mi carro. Cortezmente declinó. Yo opté por mirarlo hacer su trabajo. Estaba tan aburrido que decidí tirarme un peo. Hacía un viento cabrón y estaba seguro que Yunito no se daría cuenta.

Para mi sorpresa me cagué encima. Me tomó por sorpresa porque yo no tenía ni la menor idea de que me estaba cagando. Justo después de mi obsequi; Yunito me pidió que me montara con él para que no me “ensorre” en el camino. Accedí pensando que iría al baño una vez lleguemos al taller de Yunito.

Después de como media hora de camino. Llegamos al taller de Yunito, el cual, para mi deleite, era un soberano cagadero de carros en la loma de un monte. Había una zona con cemento, pero era solo suelo, sin paredes ni una puñeta. Y estaba todo cubierto de herramientas. Lo primero que pensé al ver esta pocilga fue: “como encuentra esta gente sus herramientas” y justo después pensé “¿Y que me voy a hacer yo con este emplegoste?”

Me senté en una sillita debajo de un árbol. Le piché a mi situación por un largo rato. Resultaba que la polea del carro se había roto y había que salir a buscarla. Yunito me presentó a su hijo y su hijo me invitó a ir con el a buscar la polea, cosa no me “ensorre”. Nuevamente, accedí. Yunito me presentó a su hijo como “Yunior” (Jr) a lo cual “Yunior” añadió: “pero me dicen Tato”.

Tato resultó ser un mafutero malo. Ofreciéndome yerba después de cada dos cachadas que se daba. Cada vez que le decía “no” ponía cara de confundido. Al parecer, Tato se olvidaba cada treinta segundos que su pasajero no fumaba pasto. Llegamos a “Vitito’s Autopart”, me bajé del carro ya con un rash considerable. Los primeros pasos los di como un ser humano normal, después de un momento me dije a mi mismo: “pal’ carajo a mi nadie me conoce”, y comenzé a caminar como todo un vaquero. Nadie ni me miró, ni yo me sentí cohibido. Nos atendió el hijo de Vitito. La polea que necesitábamos, no estaba disponible. Tato, mi rash y yo; caminamos hacia el carro. Fuimos a otro lugar. No recuerdo como se llamaba. Ya para este punto estaba caminando como vaquero, pero como un vaquero con el rash más demente que te puedes imaginar. Aquí me topé con un baño y me limpié el culo con papel toalla. Era lo único que había y no ayudó mi situación. En este lugar tampoco tenían la polea. Pero de aquí llamaron a otro lugar y nos dijeron que en ese otro lugar ellos tenían lo que buscábamos.

Yo creo que había pasado unas dos horas desde que habíamos salido del taller de Yunito. Tato y yo ya eramos los más panas y hasta me estaba mostrando sus cicatrices de motora y hablándome de que antes era un maliánte y asaltaba gente y eso. Pero que ahora estaba en la religión. Prosiguió por intentar reclutarme para su iglesia. A lo cual contesté cuestinándole la relación de su yerba y su pasión en la iglesia. Tato suspendió el tema y yo me contenté.

Por fin llegamos a la tienda y sí tenían la puta polea. A mi, nada me importaba para este punto y estaba caminando como un cangrejo. Para los lados. Por mi madre que me dolía tanto el culo que no quería ni mover mi cuello cuando tato me hablaba en el carro. Ya estábamos bastante lejos del taller así que nos hechamos unos 30 muinutos de camino ya con la polea. Eran ya como las 4:00pm y yo había salido de casa a las 10:00am. Calculé que me habré cagado encima como a eso de las 11:30am. Cuando me había visto el boxer en el segundo taller, recuerdo haberme aliviado al ver que solamente había un charquito de caca en las premisas.

Llegamos al taller y Yunito puso la Polea en na’. Llegué a mi casa como a eso de las 5:30 y por fin me pude dar un baño y dejar que agua fresca me limpie bien el culo. Y que justo después, el agua que se alojó en mi culo momentáneamente, se deslize por mis muslos, después mis batatas, después en mis pies, y después pal’piso y adiós rash.

The Bodyguard

mayo 4, 2009

Hoy, cuando salí del parque, decidí que tengo que conseguirme un guardaespaldas. Yo pensaba que se escribía con “r”, pero Chuito me explicó que guardaespaRda está mal y que “los errores ortográficos no tripean”. Después de aclararme eso, se puso bin guillau a preguntarme como se escribía esto y como se escribía lo otro. Yo le dije: “no tengo ganas de jugar”, pero en realidad quería jugar bien brutal. Es que las palabras que me daba estaban super difíciles. El entonces sugirió entonces que yo mencionara las palabras y el la describiría. Y así hicimos todo el camino del parque a casa. Yo estaba mamando bien cabrón porque Chuito estaba deletreando como si no hubiese un mañana. No había una palabra que el no pudiese deletrear.

Entré a casa bien pompiau y le conté a mami lo mucho que sabía Chuito. Entonces ella me cuestionó que como yo sabía si Chuito estaba deletreando bien las palabras si yo nisiquiera sabía como se deletreaban las mismas palabras. O algo así me preguntó ella. Whatever yo nunca entiendo nada de la tipa esa. Para castigarme, no me dejó llevarme mi sillita a la jaula, y tuve que dormir en el piso.

Todo había comenzado porque en el parque me ‘dio por pegar a gritarle “puta” a todos los otros nenes que habían por ahí. El papá de uno de los nenes me atrapó detrás de un árbol y chacho yo me cagué. Me cagué en serio. Chuito me relajó por eso. Pero aja, el papá me cogió solo detrás del árbol y yo como que “hasta aquí llegué, me chabé, me van a matar” (eso lo pensé no lo dije). Pero, para mi sorpresa el papá se abrió el pantalón y me puso el popó en la cara mientras decía “¿quién es la puta ahora?”. Yo me hice el confundido bien cabrón y puse mi cara de anormalito. Eso como que no funcionó y opté por gritar “FUEGO, FUEGO” como me enseñó mi mamá. Eso funcionó, me fui gritando y corriendo. Mi mamá me mima.