Archive for the ‘lacoste’ Category

Los Threesomes Ocurren

abril 20, 2009

Estaba en una barra y olvídate yo juraba que me la tenía bien tumbá. Yo me sentía que estábamos conectando. Tuvimos una conversación bien profunda de LOST además de que nos dimos cuenta de que ella, al igual que yo; detesta que le dé hambre y no tener qué comer. Se llamaba Sheyla y era bastante bonita. Ya la barra se estaba vaciando y me invitó a su apartamento. Ahí yo dije: “de seguro le puedo dar deo por el culo y después meterle el mismo deo en su boca, bien profundamente pa’ que gagee”. Pues tuve que ir (solo) en mi carro porque en el de ella no cabía. Ella tenía una Explorer y me dijo que no me fuera con ella porque apestaba a gato. Yo le dije que no me molestaba la peste a gato y ella respondió “te dije lo de gato para ser nice pero embeldá embeldá es que no quiero que te montes aqui”. Yo entendí. Me explicó como llegar a su apartamento y me exigió que compre cervezas para ella y sus amigas.

Llegué al apartamento con las cervezas sintiéndome como el héroe que soy. Después de un rato hablando mierda realizé que el apartamento donde estábamos NO era el de Sheyla, sino el de otra de las nenas. Realizé esto cuando la otra nena entra en uno de los cuartos. Yo juraba que ella entró pa’ darse deo pensando en mi y en mi camisa Lacoste. Era rosita. Pues no se si ella se dio deo o no. La cosa es que volvió a salir bastante rápido y vestida ya con ropa de dormir. Pensé que de seguro se dio deo. Cuando Sheyla ve la jugada me dice que esa nena le iba a dar pon a SU apartamento. AHÍ caí en cuenta de que ese no era su hogar. Pero entendí lo que realmente Sheyla me quería comunicar . . . “dame pon tú, que estoy loca por que me metas el puño en el crico, enterito”. Yo soy un maestro del body language. Le ofrecí pon y ella accedió.

Luego de Sheyla aceptar a mi brazo como el intruso del crico entre sus piernas. Ella decide invitar a la nena de las pijamas al cuarto. Yo juraba que iban a grajearse un rato. Pero de repente pego a escuchar una gritería y una encojonaera brutal y entendí más o menos que era Sheyla cagándosele en la madre a la nena porque tenía que irse conmigo. Me badtripié un poco porque ellas estaban teniendo esta discusión básicamente porque yo soy feo y Sheyla no quería que yo le metiera la croqueta por el culo.

La realidad destruyó todos mis sueños y hasta me dieron ganas de tirar la Lacoste por el balcón pa’ bajo. Opté mejor por rasparme una puñeta alli mismo. Cuando empezé a casquetiarme dejan de discutir y un ratito después veo como una sombra salir del pasillo y entrar denuevo. Una de las nenas había salido y parece que me vio haciendo lo mio y no se atrevió a salir. Ahí yo dije: “ahora es que se va a formar el bellaqueo de verdad”. En mi mente, una de las nenas me había visto y no se atrevió a confrotarme sola. Pensaba que estaba buscando la otra para venir al ataque. Esto me exitó más.

De repente sale Sheyla gritándome y con una perreta encojoná. De que si me vaya pal’carajo y no se que más. Que si soy un indecente y un enfermo y otras mierdas que ni recuerdo. Yo respondí con “pero . . . ¿no te gustó mi Lacoste?” Olvídate me botaron pal’ carajo. Horita paso a buscar las cervezas que dejé.