Archive for the ‘botellita’ Category

Discopari, Botellita, Fruco y Mónica

julio 10, 2009

Chuito me estaba contando que hace par de noches atrás fue pa’ un discopari “bien gufiau”. Yo me sentí medio rechazado y se lo dejé saber a Chuito.”¿Pero tu y yo no eramos mejores amigos por siempre?” A lo cual el contestó: “sí pero es que iban a servir hamburgers y a ti no te gustan los hamburgers”. Yo aquí me confundí porque la realidad es que a mi me encantan los hamburgers. De hecho, en septiembre, cuando cae mi cumpleaños, mi mamá siempre me hace hamburgers. Y si me he portado bien durante todo el año, le pone queso por encima, como en septiembre del 2006.

No le refuté nada más a Chuito y lo dejé que siguiera pensando que no me gustan los hamburgers. Comenzó a contar el porqué es que ese discopari quedó tan brutal. “La música estuvo super gufiá todo el tiempo acho, y culiamos y perriamos por horas sin parar, yo con la morronga bien pará, entonces llegó Panda y puso a todas las nenas a tomar ron y fumar pasto, ahí fue que se formó el bembé.” Ya yo conozco a Panda bastante bien. De hecho, pienso que es una persona malévola porque ha hecho que nosotros (Chuito y yo) nos pusieramos a soplar tiros algarete (al Capitolio).

Chuito siguió contando que todo el mundo se puso a jugar botellita. Y que cuando la nena se dejaba, se metía el nene con la nena a un closet a “¡hacer unas cosas chulas mano!” Cuando le tocó a Chuito, el me contó que la nena se puso bien pendeja y solo quizo chocarle la mano. “¡Choquela ahí mi pana!” Yo me le reí en la cara a Chuito y se le aguaron los ojos, pero al percatarme de eso yo pegué a decir que esa nena “de seguro era una foquin puta pendeja cabrona pendeja” y se le quitó la mariconería a Chuito.

Chuito siguió relatando que Mónica se metió en el closet con Fruco y que se tardaron un rato cabrón allí dentro. Hasta que ella salió gritando y llorando y corriendo y botando chorros de sangre por el crico/culo. Todo el discopari se paniquió pal’ sirete y nadie sabía que estaba ocurriendo. Nadie quería acercarsele a Fruco pensando que el tenía un puñal o algo. El mismo puñal el cual le habrá introducido por el culete a Monica.

Pues resultó que Fruco no tenía ningun puñal. Mónica terminó llendo a emergencia a chequiarse el descojón que Fruco le había hecho el en cruco (combinación de culo con crico). Aparentemente, al Mónica darse cuenta que se estaban tardando demasiado en el closte, ella comenzó a ajorar a Fruco para que termine. Fruco se lo estaba metiendo por el chocho a Mónica y pensó que quizá se vendría más rápido si se lo metía por el culo. Mónica se dejó, pero después de un rato, Fruco todavía no se venía y Mónica, ya desesperada, le dijo: “acaba y termina so mamau”. A lo cual Fruco respondió aumentando la velocidad y frecuencia de sus penetraciones anales. Le estaba metiendo bien cabrón hasta que ocurrió lo que ocurrió.

Parece que Fruco le metió el bicho con tanta intensidad por el culo a Mónica, que en una que ella se dobló o el se cambió de posición o algo, Fruco le hizo un daño encojonau. Un daño que requiere reconstrucción por un cirujano plástico. Fruco le destruyó a Mónica la pared divisoria entre el chocho y el culo. Es como una telita bien frágil porque ajá, un fucking bicho la puede hacer cantos.
Ahora cuando vea a Mónica solo voy a poder pensar en que tiene un cruco reforzado para que nunca vuelva a hacerse pedazos su telita divisoria. Fruco obviamente terminó como el héroe del momento. Fruco rompe Cruco.