Archive for the ‘borrar cinta’ Category

Anoche borré cinta más o menos

febrero 16, 2009

Los nombres en la siguiente historia han sido sustituidos por nombres de personajes y cantautores del género urbano. Todo por el fin de llegar a una audiencia más plena. Gracias de antemano por leer. Y a los fanáticos de reguetón; de no entender algúnas palabras o de no tener ganas de leer, tengo versión auditiva también.

Lo últimito que recuerdo fue dar gracias a dios que llegué a mi edificio sin que me hayan parado los guardias. No le di gracias por no haber chocado ni atropeyado a alguien pero uno nunca se recuerda de esas cosas (triviales) cuando guia to’ borracho por ahí. Mientras hechaba la criolla mañanera tiré unas palabritas al medio dando gracias por no haber chocado. Estaba bien a lo loco. Antes de llegar paré en las tripletas y me pedí un caldo gallego. Eso es un embuste. Era pa’ chequiar si estás pendiente. ¿Quien carajo va a comprar caldo gallego en una guaguita a las cuatro de la mañana? Pues llegué hasta el estacionamiento de mi edificio con la tripleta y cuando apagué el carro le metí un ñaqui al sandwhich. Recuerdo que me sentía como masticando Kleenex porque no tenía saliva en mi boca. Tampoco tenía saliva en mi bicho y eso la hubiece montau’ bien duro. Después de un buen rato pude tragarme el ñaqui y proseguí por abrir mi puerta y vomitar. Ahí realizé el notón, di las gracias a dios y proseguí por dar una siesta.

Par de horas después la intensidad del sol me despertó y pude analizar más detenidamente la escena. Tenía la puerta abierta y un pie por fuera. Radio prendido con el cd de PureMoods en eterno repeat. La tripleta, intacta excepto por un bocado, todavía en mis manos. Con un poco de dolor de cabeza le metí otro ñaqui, con el cual saqué como 60% de los interiores del sandwhich. Parece que estaba todo entrelazado o algo así. En un puñado agarré todo ese sobrante que guindaba de mi boca y lo tiré pal’ carajo. Reuní las fuerzas necesarias para encaminarme hacia mi apartamento y una vez allí terminé lo que quedaba del cagaero ese que me costó $6. Dado a que comer tripletas pone a uno super inteligente, realizé que algo faltaba en la escena del crimen. Ausente era la chonca de tripleta. Le di pichón al misterio y me fui a dormir.

Terminé despertándome como a eso de la una de la tarde. Me sentía como un campeón. Me tiré uno desos almuerzo-desayunos y fui directito a cagar. Esa fue la “criollita mañanera” en la cual de gracias por no haber matado a nadie. Después de eso me tiré la de llamar a par de panas con los cuales tuve contacto anoche para contarles el episodio del carro. Después de hablar con Yankee y con Yandel llamé a Falo. Algo así fue la conversación:

-Papo estás a lo loco. Ya me contaron.
– ¿Como va ser? Será que Yandel te acaba de llamar porque a más nadie le he contau’ na’.
-Mere cabrón si LaDiva me llamó despés que te fuiste diez-siete.
– Diablo es claro que nosotros más o menos como q conectamos bien chévere anoche…
Falo alzó su voz y continuó en tono agitado.
-¿Conectaron mamabicho? La pobre dice que primero, la llevaste a un carrito de tripleta. Fine pero no le compraste na’ ni le ofreciste un bicho.
-¿Quee? Wow es claro tengo una leve memoria de ella estando conmigo en las tripletas. Yo juraba que ella le había caído alli.
-Ay bendito. De camino a tu casa supuestamente actuaste como si ella no estuviese en el carro inclusive llamaste a otras mujeres disque para que le calleran a tu casa. No se porqué carajo cabrón si vives con tu mai. Acto seguido llegaron al parking de tu casa, le metiste un mordisco al cabrón sandwhich, y me cuenta LaDiva que rápido lo repetiste y trataste de combatir las ganas de vomitar. Después de un corto forcejeo lograste abrir la puerta, ella juraba que abriste con el fin de vomitar afuera. Y aqui es que te llevas el premio cabrón. ¡Te volteas y le vomitaste encima! Dice ella que lo único que repetías era; ‘mis tenises, salvé mis tenises’.
-Cabrón ¿con que cara voy a enfrentar yo a esa mujer? Suerte que vive aqui alfrente porque me llega a pedir chavos pa’ un taxi y de seguro la mando pal’ carajo.

Ok hay par de fecas en la historieta esta pero chonquiarle a los demás no tripea.