Archive for the ‘agua’ Category

¿Sequía? ¡El bicho mío!

junio 12, 2009

Tu sabes, cuando por fin llega el agua y abres el fregadero por primera vez; que el chorro sale entrecortado. ¿Verdad? Espero que estés entendiendo lo que estoy tratando de comunicar. Suponte que llevas un día entero sin agua y, de repente, abres tu lavamano y el chorro sale como entrecortado. Como vomitando el agua en vez de estar deslizando un chorro de agua contínua. A mi entender esto se debe a que hay aire en las tuberías y aja, el aire está saliendo.

Pues hoy fui testigo de esto y me recordé de una vez que me metieron un foli por la punta del bicho. Un foli es un tubo plástico metido por el rotuel bicho que al otro extremo tiene un saquito donde se deposita todo el orín. ¡Fo puñeta! A mi hace un año me dio apendicitis y, para mi sorpresa, cuando salí de la anestesia tenía un tubito metido por el rotuel bicho. El doctor me explicó que tenía eso para prevenir que yo me ponga a caminar por ahí y se me joda la herida (de la operación). “Lo que tu digas mamabicho.” Nadie tuvo la dignidad de avisarme de esto antes de la operación.

Tener un foli es bien humillante. Especialmente cuando te pones a pensar que cuando te lo pusieron, estabas dormido pal carajo y alguien se fajó pa’ meter eso por ahí. Lo visualizé como cuando tratas de atravesar un alfiler con un hilito. Así de trabajoso debe de ser. ¡Hay que fajarse puñeta! Pero tu sabes que cuando vas a meter el hilito, uno suele meterse el hilito en la boca para hacerlo más filoso y entre más fácil, yo espero que nadie se haya metido el tubito en la boca antes de meterlo en el bicho mío. Otra cosa que me causó incomodidad es que para haberlo metido bien, alguien tiene que haber manejado mi bicho bien cabronamente. Quizá una enfermera. ¿Esa enfermera toca bicho regularmente? Tu sabes, está bregando con algo ahí to’ mongo tratando de meterle algo durito por dentro.

Bueno. Dejemos el procedimiento humillante atrás. Una vez tienes eso metido en el rotuel bicho, es bien raro porque uno siente el meau saliendo. Pero el cabrón sale sin uno tratar. Es como que te puedes estar comiendo un mantecado y de repente estas orinando bien cabrón por el tubo ese. Es bien desagradable.

Pues mi mayo inquietud era la de “¿cómo será cuando me quiten la mierda esta? ¿dolerá?” Todo el mundo me decía que eso no duele nada. Que sale “como mantequilla”. ¿Mantequilla dentro del bicho? ¿Quien carajo piensa que tener mantequilla dentro del bicho no es desagradable? Anyways, cuando llegó el momento de quitarme el jodio foli, entró un patito a la habitación. Yo rápido me sospeché que él había sido el que me lo había puesto porque se veía de lo más familiarizado con todo el asunto. Me entristecí. El cabrón jaló el tubo. Pero lo jaló desde el saquito, el punto más lejano al bicho mio. También me cogió de pendejo orque comenzó a contar hasta tres y me dio el jalón en dos. Claje’ cabrón. Al el hacer eso, me demostró que es conocimiento común el que sacar esa mierda duele. Porque si no, no se tirarían esa maroma de sacarlo en dos en vez de en tres.

Pues aja. Después de haberme sentido humilado pal carajo. Me dieron ganas de orinar. Uno se caga bien cabrón. Porque uno no sabe si va a doler cuando mees. O si vas a mear sangre o algo así. Básicamente, no te atreves a mear casi. Por fin sentía el orín saliendo por mi bicho. Pero es bien loco porque nada está saliendo por ahí. Una sensación bien desagradable. Después de un ratito botando aire por la punta del bicho, sale un chorrito de meau, interrumpido por más aire y seguido por un poco de meau. Y así. Bien fucking loco y malo. Como el fregadero cuando lo prendes por primera vez cuando acaba de llegar el agua.
Anuncios