Tan cerquita pero Nunca lo he Visto

Usualmente ocurre de noche. Puedo estar viendo TV, o leyendo, o quizá acostado bregando en la laptop; y cuando menos me lo espero, empieza la pendejá. La siento pronunciadamente. A veces, si tengo menudo en el bolsillo, hasta la puedo escuchar. Les hablo de un misterioso y violento temblequeo que me entra en las nalgas. No tengo explicación alguna para ello. Podría durar minutos, pero casi siempre, es mas cortita la sesión de temblequeo. Entiendo que su durabilidad se debe al comportamiento de mi cabeza. Me explico; a la que el culo se percata de que mi cabeza se está volteando, el temblor se detiene. Como pa’ que yo no lo vea o algo así. Whatever en verdá. A veces hasta me hago el loco como si no supiera nada y me volteo bien rápido. Eso nunca funciona. La sensación es similar a la que a uno le entra cuando ve un fantasma con el rabito del ojo pero cuando te fijas bien se desaparece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: