Alfredo se Preocupa


Imagínate esto; un individuo como de 300Lbs frente a su computadora, todo sudado, sin camisa y con la barriga toa’ llena de esperma. Imagínatelo con costra anaranjada en los dedos de la mano derecha (como de comer chitos) y con una costra similar en el bicho. Visualiza la bolsa de chitos en su mano izquierda. Todo esto mientras el individuo verifica su balance bancario en el internet (ya terminó de ver porno). Esta era la imagen que me venía a la mente cuando Alfredo me contaba lo que hacía cuando salía de trabajar. Sí, Alfredo me contaba este tipo de cosas. Trabajábamos juntos en un restaurante y pues, ese es el tipo de cuento que se hacen los meseros.

Alfredo llevaba 20 años de mesero, tenía 5 hijos, era un experto en pornografía cibernética, y también era un experto en tener la computadora “toda llena de viruses”. Era tremendo tipo y me pasaba tripiando con ese cabrón, pero su estado de salud le causaba una preocupación monumental. Y no es que le preocupaba que le diera cualquier ataque cardiaco. Le preocupaba que le diera uno mientras se casquetiaba viendo porno y comiento chitos; y que se muriera en dicha escena. Sería, sin lugar a dudas, una de las maneras más vergonzosas de morir. O mira, supongamos que no muere y logra montarse en su carro para ir a emergencia. Antes de salir, tendría que cerrar todas las ventanas de pornografía que tenga (en la compu), limpiarse toda la barriga lechada y recoger el cagaero de chitos. Esas no son diligencias que uno quisiera hacer mientras te da un ataque al corazón. Hay que tener prioridades. Pero habría que hacerlo anyways por si te mueres no quedes como el foquin perverso que realmente eres.

Todo esto se los cuento después de enterarme que Alfredo murió. Tuvo un accidente de carro pero (el accidente) no fue (lo) fatal. Aparentemente Alfredo se dirigía al hospital por un grave dolor de pecho que sentía (ataque cardiaco) y se intensficó mientras manejaba hasta morir. Después de morir chocó contra una parada de guagua y no impactó a nadie. Ya sus hijos están grandes pero de todos modos lo extrañarán muchísimo. Su salud mental también está en cuestión porque nadie se explica porque es que Alfredo tiró su computadora por la ventana del apartamento antes de salir hacia el hospital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: